08 septiembre 2009

Ocho candidatos postulan a las elecciones presidenciales en Bolivia

Ocho candidatos se registraron para postular a la presidencia en las elecciones generales del 6 de diciembre tras cerrarse el lunes el registro electoral en Bolivia, donde el mandatario Evo Morales aparece como favorito para un nuevo mandato, frente a una oposición fragmentada.

El ex militar de derecha Manfred Reyes Villa, que aglutina a sectores radicales de la oposición, podría convertirse en el principal adversario de Morales, quien lleva una larga ventaja respecto de sus oponentes, según sondeos privados recientes.
Reyes Villa -quien fue insultado por los seguidores de Morales en las puertas del tribunal electoral- irá acompañado a la vicepresidencia por el ex prefecto (gobernador) de Pando, Leopoldo Fernández, recluido hace casi un año en una cárcel de La Paz acusado de una matanza de campesinos en septiembre de 2008. Fernández "es un preso político que no tiene ninguna razón de estar detenido y denuncio la agresión de la que somos víctimas. Vamos a seguir defendiendo a Bolivia, su democracia, su unidad", denunció Reyes Villa, quien aseguró que derrotará en las urnas a Morales.
Otro binomio que desde la banda derecha hará frente a Morales es el integrado por el empresario Samuel Doria Medina y el obrero Gabriel Helbing.
Morales confirmó hace varias semanas a Álvaro García Linera como su acompañante en el binomio oficialista, señalado en todas las encuestas como favorito a la reelección, con entre un 45 y un 50% de la intención de voto.
"Hemos hecho un gran esfuerzo para que haya una buena representación, tal vez algún sector no está en la candidatura, pero ojalá sea apoyada por el pueblo", señaló Morales el lunes al sustituir a Héctor Arce en el Gabinete y posesionar a Cecilia Rocabado como nueva ministra de Defensa Legal del Estado.
Arce, un abogado joven y de proyección, fue nominado como primer diputado por La Paz y recibió el mandato de "implementar y aplicar la nueva Constitución Política del Estado para lograr una nueva Bolivia, con igualdad, con dignidad, con justicia social y democracia".
La designación de Arce como primer diputado de La Paz y hace días de la ex Defensora del Pueblo, Ana María Romero de Campero, como primera senadora, marcan la línea que siguió Morales para definir su lista de candidatos, en una apertura hacia la clase media, ya que está seguro del apoyo con que cuenta entre los campesinos originarios y movimientos sociales.
"Del lado de la oposición se partió de un proceso grande de fragmentación, que es resultado de un dislocamiento interno, de un proceso de descolocamiento de los últimos tres años, producto de las acciones desde el gobierno", señaló el analista Jorge Lazarte.
El binomio Reyes Villa-Fernández terminó, además, por cortar las aspiraciones presidenciales del ex presidente conservador Jorge Quiroga (2001-2002), del ex vicepresidente indígena Víctor Hugo Cárdenas (2003-2007) y de la politóloga Jimena Costas, considerada en algún momento como factor de unidad de la derecha.
Con posibilidades casi marginales, según las encuestas, se registraron los indígenas Román Loayza, ex aliado de Morales, Alejo Véliz y René Joaquino.
También se registró el ex fiscal Rimer Choquehuanca y la empresaria María Flores.
En las elecciones del 6 de diciembre, los bolivianos votarán además de presidente y vicepresidente a 130 diputados y 36 senadores que conformarán la Asamblea Legislativa Plurinacional.